La última palabra

Roque “el Tiznao” era el más testarudo del pueblo. Cuando murió dejó abiertas varias controversias sobre diferentes cuestiones; ya que, por más diáfanamente que los hechos le pusieran la verdad ante los ojos, jamás se desdijo de una opinión ni dio del todo su brazo a torcer.

En su lápida dejó escrito: “El tiempo me dará la razón”.

( Este microrrelato participa en la página estanochetecuento.com, cuyo tema este trimestre es: epitafios.)