Ojos de veinte años.

Dejadme derrochar los días,

Como si guardasen mis manos

Virtud y secreto del tiempo.

 

Quiero ser un paria

Y sentirme como un rey

Que alimenta con oro puro

El más hermoso fuego.

 

¡Qué me importa que me amen o no,

Yo los quiero a todos con locura!

¡No estaría mal morir fulminado

Con tal de sentirse invulnerable!

 

Aquí, fugaces y sutiles,

Resplandecerán los frutos

De nuestros mejores años,

Que alimentados de amor o de savia

Triunfaran sobre el olvido,

Aunque no sobre el tiempo.

 

Mañana seré prudente;

Mañana seré realista;

Mañana seré mezquino;

Mañana resistiré la rutina

Hasta oxidarme por dentro,

Y mirare el mundo y las cosas

Con vuestros ojos de viejo.

 

Pero dejadme respirar hoy

Mi aliento de gigante.

¡No me cubráis de barro;

No me quitéis el velo!

Yo veo el mundo como debiera ser;

Vosotros, podrido y huero.

Advertisements

2 thoughts on “Ojos de veinte años.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s