El idiota

_MG_2024

Treinta años y es como un niño de diez. Su corpachón de campesino no ha perdido el ritmo pausado del campo, y  camina sin prisa por las sucias y ruidosas calles donde los demás se apresuran siempre.

Esta ciudad tan saturada de ruidos y de cosas es un desierto de felicidad donde apenas se puede hallar una sonrisa limpia; donde los jóvenes se avergüenzan de la ternura y de la piedad, y tienen, siempre dispuesta, la flor del cinismo asomando a la boca.

Si os cruzáis con él e intentáis hablarle os mirará con el ceño fruncido, como queriendo escrutar vuestras intenciones, y solo si en ellas hay bondad y compasión podréis obtener de él unas palabras. Descubriréis entonces que atesora invencibles recuerdos de un mundo diáfano y luminoso; del calor de gentes acostumbradas a la  dureza que no han perdido la solidaridad ni la ternura; de un lugar donde no están desterrados el silencio y la gracia. ¿Qué se puede comparar a la alegría de una fuente clara  que mana de las rocas desnudas entre el verdor, o al sol que nos calienta la piel en el aire limpio y fragante de la mañana? Pero vaga por las calles turbias sabiéndose un error que no tiene cabida en este caos organizado. Buscando; buscando la voz amiga de la señora Fina, o la de Tomás  el quiosquero, que charla con él y le regala pipas.

Su andar, pausadísimo,  no está  exento de elegancia. Tampoco sus ropas pobres pero pulcras. La madre se ocupa de eso; la madre es como la tierra que guarda, en las manos, en el rostro curtido, en el olor del cuerpo la fuerza y la pureza del campo.

A veces, ante la luna, ante un atardecer tras el  bosque de antenas de las terrazas, o dibujando torpemente una flor con su armonía de tallos y de pétalos, siente que todo se encaja dentro de él, y es como cuando la naturaleza lo acogía en la paz de los campos o de los huertos. Entonces el ritmo de la vida se acompasa a su ritmo, y comprende, muy adentro, que es parte de todo: de un mundo perfecto formado también de seres imperfectos.

Advertisements

2 thoughts on “El idiota

  1. Te felicito por el blog Andrés. Me encantan tus relatos, nos hacen reír, llorar y pensar. Son como tú, inteligentes y sensibles. Este es mi favorito de momento, me parece precioso, cada palabra en su lugar encadenándose perfectamente una con otra para expresar un mundo de sentimientos y sensaciones con los que identificarse. Sigue publicando muchas cosas, esperamos más relatos, más fotos y ¿algún poema?…

    Liked by 1 person

  2. Gracias, Laurence, por este comentario tan bonito y generoso. Con opiniones como esta es fácil seguir adelante. Publiqué “el idiota” con algunos reparos, pues temía que fuese demasiado ingenuo o idealista, por eso me alegro de que hayas visto cosa buenas en él. un beso.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s