Timar al Diablo

Un hombre sin fortuna fue tentado por el Diablo: a cambio de su alma le serían otorgadas grandes riquezas, atractivo, fama y prestigio. El hombre acepto y obtuvo  lo prometido. Utilizó las riquezas para socorrer a los pobres; entregó su amor a mujeres poco agraciadas; y aprovechó su influencia para extender  la fraternidad y la justicia.

Cuando murió, el Diablo reclamó su alma y la condujo al infierno. Pero el alma brillaba entre la oscuridad y el fuego con una luz clara que era insoportable para los demonios, y no tuvieron más remedio que dejarla marchar.

Advertisements

2 thoughts on “Timar al Diablo

  1. muy bueno andriu. me encanta.
    es el reflejo de un alma lista para conseguir los talentos, aunque vengan del mismisimo demonio, y lo sufientemente fuerte pura y bondadosa, para despues usar esos talentos entre los necesitados.
    fantastico!!
    una bonita metafora de que todo vuelve. la luz que das acaba volviendo amplificada.
    él, que se sacrificaba, acaba habiendo disfrutado de la vida terrenal, y salvado del infierno en el mas alla.
    fantastico!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s