Palabras en el bolsillo

Un día, cansado de arrastrar su soledad, el emigrante decidió que no tomaría el tren como cada mañana, sino que se arrojaría bajo su vientre de hierro. Buscó entre sus cosas papel para dejar una nota, y encontró, perdida en un bolsillo, una carta de amor. Sus ojos asombrados fueron descifrando la cálida declaración: alguien le amaba y le necesitaba. Tan embebido estaba que cuando el tren llegó, se subió y continuó leyendo aquellas palabras que le reconfortaban el corazón. Llegó al final del texto, y se quedó pasmado y aturdido al leer su propia firma. Entonces reconoció la carta y recordó las circunstancias en las que había sido escrita; vivencias que el dolor y la decepción habían borrado de su mente. Se quedó sentado, mirando pasar los campos, borrosos a través de sus lágrimas.

Advertisements

2 thoughts on “Palabras en el bolsillo

  1. si si….
    es bueno dejar huella del amor a la vida cuando lo sientas, por si algún día lo olvidas, y necesitas que algo o alguien te lo recuerde para sentirte vivo de nuevo.
    andriu…muy bonito, estas hecho un metaliterato!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s